Rellenos faciales con toxina botulínica (botox) o ácido hialurónico

Las indicaciones fundamentales de los materiales de relleno son la corrección de líneas de expresión superficiales (surcos) o profundas (arrugas) que aparecen a nivel facial, y el aumento del volumen de determinadas zonas faciales como los labios, consiguiendo con esta técnica un rejuvenecimiento y revitalización cutáneos.

De igual modo resulta muy interesante su empleo en zonas deprimidas del rostro como consecuencia de cicatrices quirúrgicas, acné, etc. Existen distintos materiales biocompatibles para realizar los rellenos faciales, cada uno con indicaciones específicas, siendo los más empleados la toxina botulínica (botox) y el ácido hialurónico.

Consulta tu caso con nuestra especialista en Medicina estética y consigue los mejores resultados.